Accidentes de Tráfico
Reclame la indemnización que le corresponda



Reclamamos tus indemnizaciones por accidentes de tráfico



Si usted sufre un accidente de tráfico debe reclamar su indminación. Podrá hacerlo de forma amistosa o acudiendo la jurispdicicón civil o penal. 

Son trámites con plazos muy breves que exigen una actuación rápida y eficaz. Por ello contamos con abogados formados para poder solicitar su reclamación lo antes posible y, si fuera necesario, preparar las acciones judiciales imprescinbles para que se le reconozca aquello que le corresponde.

En caso de accidente con daños personales acuda a un abogado cuanto antes

Reclamar la indemnización es algo complejo, porque requiere:

1º Prueba de los Hechos:

Tiene una gran importancia, puesto que si no quedan probados no cabrá indemnización, y si sólo se prueban parte de los daños como causados por el accidente, la indemnización será menor.

Es preciso acreditar:

a) El hecho del accidente, siendo el parte de accidente o los atestados policiales unos documentos relevantes para acreditarlo. También la intervención de terceros, tales como grúas, servicios asistenciales o llamadas a centros de emergencias.

b) Las lesiones personales y los daños materiales padecidos. La forma más objetiva de probar las lesiones son los partes facultativos emitidos inmediatamente después de producirse el accidente y los demás informes médicos de tratamiento que deriven de la primera asistencia; así como el informe médico forense. Para acreditar los daños será preciso el informe pericial oportuno, que inicialmente se emitirá a instancia de nuestra compañía de seguros.

c) Y también acreditar que tales daños y lesiones han sido causados precisamente por el accidente descrito. De ahí la importancia del informe médico forense en la fijación de la relación entre el accidente y las lesiones; y la forma de producirse el accidente y daños descritos en el parte amistoso y/o atestado policial, puesto que los peritos lo tendrán muy presente para valorar si los daños producidos son compatibles con la forma de producirse el accidente.

d) Asimismo, en ocasiones las compañías de seguros se niegan a abonar el importe de la reparación del vehículo porque consideran que al ser el coche tan antiguo, comprar uno igual sería más barato, y tratan de abonar exclusivamente el precio de un coche viejo. Sin embargo esto no se debe admitir siempre, en tanto que la baja del vehículo accidentado y la adquisición del nuevo vehículo tienen unos gastos adicionales, en ocasiones muy elevados, debiendo ser indemnizados todos ellos.

Valorar los daños y perjuicios padecidos:

Si valorar los daños en el vehículo ya puede ser complicado, e incluso la aseguradora puede intentar indemnizar una cantidad ridícula alegando que el vehículo era muy antiguo, valorar las pérdidas (ingresos que se iban a obtener pero que a consecuencia del accidente se pierden irremediablemente) es más difícil todavía.

Junto a ello, la valoración de los daños por las lesiones conlleva complejas operaciones matemáticas a partir de los baremos publicados cada año, aplicables según la fecha del alta médica (según la doctrina más cualificada) o bien la fecha del accidente. Más abajo relacionamos los baremos que pueden aplicarse.

Y por supuesto, el daño moral también es susceptible de ser indemnizado.

Debes saber que son indemnizables:

La Reparación de tu Vehículo:

Si tu vehículo resulta dañado tienes derecho a una reparación previa peritación y comprobación de que el valor de los daños no es superior al coste de la adquisición de un vehículo de las mismas características incluyendo los gastos de tramitación e impuestos de la compra y gastos de baja del vehículo siniestrado.

El Precio y Costes de Adquisición de un Vehículo de similares características al siniestrado:

En el supuesto de que los daños fueren tan graves sobre el vehículo que la reparación sería más costosa que comprar un vehículo de similares características, tienes derecho no solo al valor venal (el valor que tendría tu vehículo siniestrado justo antes del accidente), sino también a ser indemnizado de los gastos necesarios para dar de baja el vehículo y para adquirir otro vehículo de similares características, incluyendo impuestos.

Perjuicios durante reparación del vehículo

Si tu vehículo es imprescindible para realizar tu actividad profesional (autobús, taxis, camión) también puedes reclamar una indemnización por cada día en el que resulte imprescindible que el vehículo permanezca en el taller, justificando los jornales y los ingresos que se venían obteniendo (declaraciones de impuestos, nóminas de trabajadores asalariados, certificaciones de administraciones públicas o asociaciones profesionales, contratos suscritos, etc.)

Ten en cuenta que sólo los gastos razonables, razonados y justificados podrán ser indemnizados. Así, generalmente no serán indemnizados gastos de taxi o de alquiler de vehículo siempre que haya otros medios de transporte menos costosos que se puedan utilizar tales como línea regular de autobuses; como tampoco el gasto de gasolina hecho durante los días que dure la reparación, porque dicho gasto se habría efectuado igualmente de haber tenido el vehículo siniestrado operativo.

Asimismo resultan indemnizables los daños y perjuicios derivados de la paralización de un camión durante el tiempo que está siendo reparado. En principio puede resultar dificultoso acreditar los perjuicios causados por la pérdida de portes, que vendría determinado por los importes dejados de percibir una vez restados los gastos propios de la actividad, a lo que se ha de sumar los importes indemnizatorios por incumplimiento de contratos, si se hubieren pactado. En este sentido lo dispuesto en la Ley 29/2003, de 8 de septiembre, sobre mejora de las condiciones de competencia y seguridad en el mercado de transporte por correspondencia, puede ser de aplicación por analogía en la medida en que dicha norma está prevista para fijar el importe indemnizatorio en caso de paralización del camión por retrasos en operaciones de carga y descarga de mercancía, con inexacto cumplimiento de los tiempos pactados. Desde luego se trata de una aplicación analógica, y debe estarse al supuesto concreto, habiéndose de efectuar la reparación en el plazo más breve posible, en cuanto que de lo contrario no podría imputarse todo el daño y perjuicio derivado de la paralización del vehículo al accidente que fundamenta la pretensión indemnizatoria.

Muerte, lesiones permanentes o incapacidad temporal a consecuencia del accidente

Desgraciadamente los accidentes pueden producir lesiones, algunas irreparables.

En tales casos para la determinación de los importes indemnizatorios lla ley fija unas reglas de cálculo a partir de la naturaleza de las lesiones padecidas, secuelas, y demás información que deberá suministrar un perito médico cualificado para la valoración del daño corporal.