Juicios Rápidos
Asistencia rápida y eficaz

Los juicios rápidos se producen cuando los hechos que se enjuician en procesos penales versan sobre delitos que no superan los 5 años de penas privativas de libertad o los 10 años si son penas de otra naturaleza. Siempre que el proceso se inicie a raíz de un atestado policial, habiendo detenido a una persona y que esta sea puesta a disposición del Juzgado de Guardia que corresponda o que, sin haberla detenido, se le llame a testificar al Juzgado de Guardia.

Es obligatorio que concurran una de las siguientes circunstancias:

1. Que se trate de delitos flagrantes.

2. Que se trate de alguno de los siguientes delitos:

a. Delitos de lesiones, coacciones, amenazas o violencia física o psíquica habitual, cometidos contra las personas a que se refiere el artículo 173.2 del Código Penal.

b. Delitos de hurto.

c. Delitos de robo.

d. Delitos de hurto y robo de vehículos.e. Delitos contra la seguridad del tráfico.

f. Delitos de daños referidos en el artículo 263 del Código Penal.

g. Delitos contra la salud pública previstos en el artículo 368 del Código Penal, inciso segundo -de droga que causa daño menos grave a la salud-.

h. Delitos flagrantes relativo a la propiedad intelectual e industrial previstos en ellos artículos 270, 273, 274 y 275 del Código Penal.

3. Que se trate de un hecho punible cuya instrucción se presuma que va a ser sencilla.


Se trata, por tanto, de procesos que exigen un análisis rápido y eficaz de la situación. Como expertos en Derecho Penal, analizaremos su caso a la mayor brevedad posibible y le asistiremos en estos procesos sin demora.